El juego informativo limpio

Enviado por Sebastián Heredia E. el Mié, 04/05/2011 - 23:02.

Veo a la falta de juego informativo limpio como una barrera transversal que afecta una infinidad de componentes del desarrollo. Considero que ataca la necesaria claridad y transparencia en el flujo de información, afectando las decisiones públicas. En fin, les presento la primera parte sobre mis ideas sobre el tema.

Caricatura: Yuri Kosobukin

Caricatura: Yuri Kosobukin

POR UN JUEGO INFORMATIVO LIMPIO
La manipulación informativa

Está en el ambiente político-social, algunos políticos o académicos lo mencionan ocasionalmente, la gente sabe que existe, pero tal vez no nos hemos detenido a analizar su magnitud y en qué medida nos afecta. Me refiero a la manipulación informativa- falseamiento de los hechos o divulgación de alguno no existente- efectuado por personas con trascendencia en la sociedad.

Si uno se toma la tarea de anotar la información relevante divulgada por personajes de trascendencia pública, a través de la radio o la televisión, se sorprenderá de la cantidad de datos distorsionados, inexistentes o simplemente "voluntariamente" erróneos. Muchas veces se pierde un mínimo de transparencia en la información, entendida ésta no como la apertura de la administración pública en su actuar, ejecución de presupuestos o políticas que es en el contexto en el que generalmente se le conoce, sino como la ausencia de un mínimo de sinceridad o decencia en lo que se informa. En adelante me referiré a este fenómeno simplemente como manipulación de la información o manipulación informativa.

Parto de la siguiente hipótesis: la manipulación de la información por parte de los actores sociales con trascendencia afecta la gobernabilidad y limita el consenso razonablemente mínimo requerido para el respaldo de ciertas políticas públicas, y en general, afecta a la vida social más fluida.

En ese contexto, ¿deben establecerse parámetros para el juego informativo?; ¿qué clase de parámetros deberían ser?. En los párrafos que siguen ensayo algunas respuestas, sin antes detallar un poco más el contexto de la manipulación informativa.

Como marco teórico, a continuación, presento una lista de ejemplos de situaciones en las que existe divergencia en los puntos de vista, de los cuales distinguiré aquellos que constituyen problemas de manipulación informativa. Mi propósito no es discutir la verdad o falsedad en cada uno de ellos, sino plantearlos en términos generales con el fin ilustrar el fenómeno al que me estoy refiriendo.

1. En el programa televisivo peruano La Hora N, el 21 de marzo del año 2006, el entrevistador, en base a la información dada por la SUNAT- así se entendió- señaló que las empresas mineras pagan 37 por ciento en regalías y 30 por ciento en impuesto a la renta. El entrevistado, vocero económico del entonces candidato a la presidencia Ollanta Humala, señor Vásquez, cuestionó la información dada y adicionó que las referidas empresas pagan menos que nosotros los peruanos de a pie.

2. Por ese año, también se difundió que la empresa concesionaria, constructora de la infraestructura de transporte del gas de Camisea, había empleado tubos usados en la construcción del gaseoducto, al menos en la zona del siniestro, la que habría causado el accidente conocido por todos. Obviamente la otra versión, de defensa, fue que cada tubo utilizado en la construcción del gaseoducto, era nuevo y tenía su propia partida de nacimiento que permitía verificar el año de construcción.

3. El 24 de enero del año 2006, cuando aún no era conocido el deficiente gasto en varias regiones, en algunos medios de prensa peruanos, basándose en una nota de prensa de la Cámara Nacional de Comercio, se informó que la mayoría de las regiones, a excepción de Ica y Lima, habían gastado 14 por ciento más de lo que tenían presupuestado. Por otro lado la Revista Participa Perú, N° 31, de Febrero del 2006 del Grupo Propuesta Ciudadana señaló que la información dada no era exacta y que contrariamente, el gasto había sido menos de lo presupuestado.

4. Recientemente, en el país ocurrió el conflicto penoso en la Provincia de Bagua en la selva peruana, donde se perdieron muchas vidas humanas. Éste es un problema bastante complejo y merece un trato más orgánico que no puede ser abordado ahora. El episodio muy concreto y aparentemente minúsculo que interesa es si se había invitado al debate a los representantes de las personas involucradas en la selva peruana, a efectos de consultarles sobre los proyectos de Leyes de reforma del tema forestal, tierra de comunidades nativas, entre otros.

5. En las discusiones para el tratado de libre comercio- TLC con Estados Unidos se conocieron argumentos en disputa de todo tipo. Por un lado, un grupo señalaba que ese TLC solo beneficiaría al 3 por ciento de agricultores peruanos (información difundida por el señor Aguirre, vocero del grupo político UPP, en el programa La Ventana Indiscreta del 23.03.2006). Por otro lado, el vocero del grupo político Unidad Nacional Prialé, "desmintió" la afirmación anterior y señaló que tan solo con el ATPDA, que fue una liberación temporal de aranceles para productos peruanos que entraron al país del norte, se habían creado un millón de puestos de trabajo. En otro programa televisivo- Rumbo Económico de canal N de fecha 10.05.2006, los señores Pablo Bustamante, representante del sector privado y Julio Paz, jefe de negociaciones de la mesa agrícola de entonces, citaron un estudio que habría encontrado hasta un 25 por ciento del empleo directo relacionado con los productos exportables. Añadieron que los ganadores con el TLC serían muchísimos.

6. Salvando la excepción de la real disminución de la pobreza extrema en el Perú, de acuerdo al reciente Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe - 2010, históricamente se han divulgado datos diversos sobre la pobreza en el país. Las divergencias más o menos se resumen así: tasas de pobreza reducidas para los gobiernos salientes (en mayor porcentaje a los “reales”), tasas de pobreza aún altas para el gobierno entrante, y tasas de pobreza reducidas considerablemente después de dos o tres años de gestión para el gobierno de turno.

Organizando las discrepancias
La lista de controversias descritas, siguen un orden específico con la finalidad de llamar la atención sobre lo siguiente. Si bien es cierto que en todos ellos se trata de al menos dos versiones distintas de los hechos, se puede notar una diferencia entre los cuatro primeros y los dos últimos. La diferencia en esencia radica en el grado de verificabilidad de las versiones. Es decir, en los cuatro primeros casos se puede fácilmente constatar la veracidad o falsedad del dato involucrado. En los 2 últimos, además de ser variados en sus componentes y contar con algunos elementos verificables fácilmente, en conjunto son bastante complejos y se prestan a interpretaciones encontradas, incluso entre los propios académicos e investigadores.

En los cuatro primeros casos se puede constatar la información con una base de datos que no deje duda o se puede realizar una constatación física de los hechos. Se puede saber el gasto efectivo de las regiones, con un click en la página web del gobierno- nacional o regional- o la revisión de cifras oficiales por otros medios. Del mismo modo, con una simple constatación se puede descubrir si los tubos utilizados por la empresa constructora del gaseoducto de Camisea, eran o no de segunda mano. A su turno, con un procedimiento de constatación de datos, podemos determinar el pago de tributos por parte de las empresas mineras. Tampoco es difícil verificar la existencia de la invitación de los representantes de las comunidades nativas en la selva peruana, pues tenía que haberse producido un documento formal en el gobierno al respecto o guardado el registro por otros medios.
Al contrario, los dos últimos temas de la lista, no son sencillos de verificar. No sólo en el caso del TLC entre Perú y los Estados Unidos, sino respecto de TLCs entre otros países, los efectos no son aceptados pacíficamente, incluso entre los propios académicos. En adición, en el caso del TLC Perú-Estados Unidos en ese entonces se trataba de una proyección. Peor aún, parecía que entonces cada grupo de presión encargaba un estudio que arrojara resultados que amparen su posición. Estos debates no están libres de manipulación informativa. Sin embargo, lo que interesa es el conjunto. No me imagino a alguna persona o grupo teniendo la razón en el debate. En el caso de los TLCs, aún cuando se trata de juzgar los efectos ya producidos, el tema no es pacífico. A veces ambos grupos tienen la razón parcialmente, debido a la complejidad de factores involucrados.

No menos complicado es discutir los datos sobre la pobreza. Quizá es el más complejo de todos, debido a que no existe un único concepto e índice de pobreza aceptado universalmente, y menos aún, una forma de medirlo que sea incuestionable y definitivo, a pesar de los varios índices nacionales e internacionales que siempre se dan a conocer. Además, existen algunos aspectos en la economía que no pueden ser incluidos en la contabilidad del PBI del estado y el PBI per cápita, libre de observaciones. A lo sumo se tiene un cálculo imperfecto, como la cantidad de calorías consumidas en un día.

En conclusión, en estos dos últimos casos, nos movemos en un terreno de aproximaciones y a veces especulaciones sin que se pueda necesariamente acusar a algún bando de falsear la verdad, salvo que alguien haga referencia a alguna estadística oficial pero dictando cifras diferentes.
Por lo pronto, entonces, podemos hablar de niveles de información, atendiendo al grado de verificabilidad de los mismos. Al menos para mi discurso, puedo hablar de dos niveles: el primero verificable objetivamente, mientras que el segundo no (1. Ver nota). Por consiguiente, en adelante solo será merecedora de atención aquella información verificable o contrastable con una realidad o base de datos objetiva y razonablemente fácil de verificar, dado que es en este plano donde creo que debemos reflexionar y ensayar correcciones.

(Continuará...)
 

copyright © La piedra en el zapato - 2011

Todos los derechos reservados La piedra en el zapato.