Gerente o Director, disyuntiva presidencial

Enviado por El Editor el Jue, 24/03/2011 - 12:16.

Sonia Fleury, Doctora en Ciencias Políticas, Master en Sociología y Licenciada en Psicología, escribió que con la crisis financiera de los países más desarrollados, a partir de los años ochenta, y la crisis política de los gobiernos autoritarios en países en desarrollo - con sus economías amenazadas por el endeudamiento externo y por los procesos inflacionarios- sumadas al desmantelamiento de los estados socialistas, el mundo pasó a convivir con la noción de que el Estado estaba en crisis, y por lo tanto, era necesario reformarlo. La reforma del Estado debería reducir su tamaño, tornarlo más ágil, flexible y eficiente, además de más responsable delante de la sociedad.

gerente o director 

Y entre otras definiciones , que la reforma del Estado, entonces, no puede ser vista como una mera alteración del organigrama del gobierno – caso en que, a lo mejor, no pasaría de una modernización administrativa – pero sí como un cambio en las relaciones entre diferentes actores y agentes económicos, políticos y administrativos.

 

Estos conceptos siempre han sido motivo de curiosidad para La Piedra en el Zapato, tanto más cuando se ha tratado de señalar al sujeto, actor o agente responsable de estos cambios. Sin ánimo de minimizar el problema nos preguntamos, entonces, cuál es la característica que debería primar en un funcionario público para que el desempeño de sus funciones sea exitosa. Con el gobierno de Fujimori , en 1990, se comenzó a decir que los funcionarios públicos deberían ser “Gerentes”, de allí que lo primero que se hizo fue cerrar el Instituto Nacional de Administración Pública, entidad pública que hasta ese entonces era responsable de la normatividad funcional y del sujeto de toda dependencia pública. Lo que el INAP consideraba, era que debía capacitarse al personal administrativo del Estado a fin de que sean los “Directores“, los responsables de dichos cambios. Finalmente, prevaleció la idea de que en un mundo cada vez más globalizado, era imperativo considerar con prioridad los límites, principios, estrategias, principales instrumentos y algunas experiencias de la reforma del aparato administrativo del Estado, de manera que el concepto gerencial debía de primar en la selección de los futuros “ejecutivos”. Se cambiaba, así, la burocracia dorada y política, por la tecnocracia exitosa.

Pero, realmente ¿Fue exitosa esta decisión? ¿La actual y aparente bonanza económica del país ha sido producto del buen accionar de ese “ejecutivo” o “tecnócrata”? ¿A quién podríamos identificar como un personaje ícono?

Dada la coyuntura electoral, sería interesante si ensayamos extrapolar este concepto de “ejecutivo” a los actuales principales candidatos, teniendo en cuenta que ejecutivo (según el coaching) se refiere a aquello que permite que no se difiera “su ejecución”, dentro de un contexto donde el componente político (sea del poder ejecutivo o el gobierno en general) impulsa la mayor parte de las iniciativas públicas; mientras que el componente organizativo del mismo, o sea su administración, resalta la importancia de la burocracia estatal. 

Veamos:

  • Alejandro Toledo: Su gobierno se caracterizó sólo por iniciar la mayor parte de sus principales proyectos (TLC, Interoceánica, Gas de Camisea, etc. ¿Fue ejecutivo?
  • Keiko Fujimori: Como congresista sólo fue capaz de presentar Mociones de saludos, ningún proyecto de Ley propio. ¿Fue ejecutiva?
  • Luis Castañeda Lossio: Como alcalde nunca convocó a Cabildo abierto, no fue capaz de licitar sus propias obras, triplicó los costos de la mayoría de sus obras, demoró en exceso la culminación de sus proyectos. Nunca demostró capacidad de gestión cuando se trató de crear riqueza o generar recursos propios (como cuando fue Presidente de la Caja del Pescador o Vice Presidente Ejecutivo de Agroindustrial Paramonga, contratado y despedido por los Wong). Sólo fue un buen gastador (como lo hizo como Gerente de EMAPE, Presidente del IPSS, Alcalde de Lima). ¿Fue ejecutivo?
  • Ollanta Humala: No tiene experiencia de gobierno y su mensaje se caracteriza por ser populista teñido de antiglobalización. Se le atribuye una “tendencia autoritaria”. ¿Puede considerársele ejecutivo?
  • Pedro Pablo Kuczynski: Se ha desempeñado en cargos de diferentes organismos internacionales. En el Perú, como Gerente del Banco Central de Reserva (1966), Ministro de Energía y Minas (1980), Ministro de Economía y Finanzas en dos oportunidades y como presidente del Consejo de Ministros (2001), durante el gobierno de Alejandro Toledo. ¿Fue ejecutivo?

 

Lo que, al parecer, sería muy importante, es precisar que suele confundirse muy fácilmente al “ejecutivo” de una empresa privada con el “ejecutivo” de una dependencia estatal, en otras palabras, al “Gerente” con el “Director”. Ambos, hasta cierto punto, según nuestro parecer, son extremos; porque mientras el primero tiene como su principal objetivo el “lucro” (muy legal y normal), el segundo tiene como objetivo el “beneficio”, que no es necesariamente económico. Este último está más relacionado con la gestión social que no es otra cosa que la construcción de espacios para la integración social. En suma, nos preguntaríamos, qué es lo que realmente, como ejecutivo, necesita el Perú: Un Director o un Gerente?

copyright © La piedra en el zapato - 2011

Todos los derechos reservados La piedra en el zapato.