Pásame la botella

Enviado por El Editor el Jue, 24/03/2011 - 11:56.

Esta expresión se hizo popular cuando el ex embajador, Oscar Maurtua de La Romaña, por allá, en marzo de 2005, supuestamente, agravió a Javier Pérez de Cuellar cuando en estado de ebriedad fue a recibirlo en el aeropuerto de Nueva York. El caso tuvo ribetes de escándalo puesto que Maurtua, en esos momentos, era canciller de la República en el gobierno de Alejandro Toledo.

pasame la botella

Esta expresión, en alguna forma, vuelve a tomar vigencia después que el periodista Gustavo Gorriti, en febrero de 2011, dio a conocer la noticia de que el presidente Alan García Pérez habría comprado un lote de vinos argentinos. La adquisición no tendría nada de extraño si el pedido no hubiera sido especialmente embotellado con su nombre y foto. Ni para decir que fue un obsequio, puesto que el propio dueño de la empresa, Adriano Senetiner, presidente

de Viniterra, la bodega argentina de Luján de Cuyo, manifestó: “acá no regalamos vino”. Dicha adquisición contó, finalmente, con la “explicación”, según el mismo Gorriti, de Enrique Segura. El presidente y CEO (Chief Executive Officer) de Alex Stewart International, una compañía consultora, inspectora y certificadora en metalurgia, pesquería y otras áreas.

la botella de Alan Garcia

Para La Piedra en el Zapato, este asunto no es relevante, puesto que en un nivel oficial serio y honesto, adquisiciones de licores no tienen nada de raro. Lo hacen todos los gobiernos, y con seguridad todos los gobernantes del mundo. Claro, siempre y cuando sean para los fines oficiales propios de la función. Con seguridad que lo han hecho desde Mao Tse Tung hasta Fidel Castro, y de Nikita Kruschev hasta Barak Obama. De allí que salir con frases vocingleras, de “aquí hay órdenes de no comprar licor”, es retórica y populismo barato.

Lo que sí llama la atención es qué papel juega la Contraloría General de la República en este asunto. El 18 de febrero de 2011, Diario 16, publicó la nota CONTRALORÍA INVESTIGARÁ ADQUISICIÓN DE VINOS ‘ALAN GARCÍA’, y donde el titular de ese organismo, Fuad Khoury, manifestara que “desde octubre del año pasado la Contraloría audita las adquisiciones que se realizan en Palacio de Gobierno y por ese motivo han decidido verificar si existen facturas de compra de vinos argentinos con la imagen del mandatario Alan García”. Estamos, pues, esperando la voz oficial de control de los resultados de dicha búsqueda.

Contralor Fuad Khoury

Por lo demás, y curiosamente, es bueno recordar que hasta los primeros días del mes de noviembre de 1992 no existía en la estructura orgánica de Palacio de Gobierno la Inspectoría General. Precisamente, con Decreto Ley Nº 25863, aprobado el 06 de noviembre de 1992 y publicada en El Peruano, el 25 de Noviembre de 1992, se incluyó en el Art. 5 del Decreto Legislativo Nº 560, Ley del Poder Ejecutivo, la Inspectoría General, como la dependencia “encargada de programar las actividades que le son propias de conformidad con las normas del Sistema Nacional de Control”. ¿Ha utilizado la Contraloría General del República esta instancia para investigar el tema de las adquisiciones de los ya famosos “Vinos de Alan”?. ¿O es que esta dependencia ha sido suprimida en Palacio de Gobierno, y si fue así cuándo y con qué dispositivo?

Finalmente, ¿Puede la prensa o cualquier ciudadano, invocar la Ley Nº 27806, Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, y acceder a dicha información?

copyright © La piedra en el zapato - 2011

Todos los derechos reservados La piedra en el zapato.