Por qué ganó Susana Villarán

Enviado por Víctor Paredes ... el Lun, 14/03/2011 - 16:43.

Muchas veces en política nadie sabe para quién trabaja. Tan cierto como aquello de que en política muchas veces las sumas restan. Poco o casi nada se ha comentado sobre cuáles habrían sido los factores que influyeron para que se haya dado la inesperada victoria de Susana Villarán a la alcaldía de Lima Metropolitana. Sobre el particular, nosotros siempre tuvimos una hipótesis. Para ello, es bueno recordar la evolución histórica de las preferencias electorales del momento, principalmente los porcentajes de los principales candidatos.

Susana Villarán

El Cuadro adjunto (uno de los tantos publicados) nos muestra las cifras que nos exime de mayores comentarios sobre la evolución de dichas tendencias, para lo cual comparativamente sólo tomamos, tres fechas: 

cuadro 1

LOS RESULTADOS FINALES OFICIALES FUERON:

cuadro 2

En el Cuadro se puede observar la evolución correspondiente a Susana Villarán que tenía un 4%, cuando Kouri aun estaba en carrera, con 24.0%. Mientras que Lourdes Flores cómodamente ostentaba un 34%. A partir del retiro de Kouri, Susana Villarán sube a 17.5%, y Lourdes Flores asciende a 41.4%, en una aparente redistribución de votos sueltos. Luego, con Kouri definitivamente fuera de carrera, las cifras se van sincerando con 36.4% para Lourdes Flores, y 37.1% para Susana Villarán. Finalmente, los resultados oficiales dan 37.5% a Lourdes Flores y 38.3% a Susana Villarán, saliendo ésta elegida. Hasta aquí, los números no mienten.

Pero, ¿Qué movió al electorado decidir su voto como lo hizo? ¿Qué factor fue el más influyente para que se hayan dado dichos resultados?. Nosotros creemos que fue la mano política de lo inesperado, o quizá de lo posible políticamente. En primer lugar, debemos recordar que Alan García jamás quiso que el APRA llevara candidato propio. Su intención, desde un principio, era apoyar a Alex Kouri, por las razones que todos conocemos: preparar a nivel municipal la cama de la impunidad para la gestión municipal de Luis Castañeda y, al mismo tiempo, limpiarle así el camino de su campaña presidencial. Nunca pensó que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) le invalidaría (con justa razón) la inscripción. Al mismo tiempo, los fueros internos del partido aprista, creyeron que era la oportunidad para ir con candidato propio, y lanzaron a Carlos Roca. Contra la voluntad de García. Todos recordamos como lo ninguneo y obligó a la dirigencia principal (léase Comisión Política, Comité Ejecutivo, etc.) a desembarcarlo a como dé lugar. Sus planes iban por entrar en conversaciones con Lourdes Flores. El candidato Roca, declara públicamente que no renunciará a la candidatura y que su presentación emanaba de las genuinas bases del aprismo (léase los viejos apristas-hayistas y la juventud aprista). Conspicuos dirigentes como Armando Villanueva del Campo salen a darle su apoyo a Roca, enfrentándose a la postura de Alan García, quien, al parecer, reinaba pero no gobernaba el Partido. Pero el poder del gobierno y el gobierno del poder estaba, como lo está, en sus manos. Y finalmente logra sacar de carrera a Carlos Roca, a quien sólo le quedó aceptar a regañadientes su dimisión.

Es aquí donde entra a tallar aquello de las inesperadas decisiones políticas. Visto el escenario de frustraciones con un Kouri fuera de carrera, un Roca defenestrado, es la juventud y los verdaderos apristas, quienes toman la decisión de apoyar en masa la candidatura de Susana Villarán. Ningún otro candidato reunía las condiciones temporales que ella representaba: el antivoto contra Alan García. En otras palabras, era la mejor oportunidad de propinarle una patada en el poto. De esta manera el voto masivo fue sólo a la cabeza de Lima. Esta hipótesis tiene su comprobación en el hecho de que Fuerza Social no ganara ninguna otra alcaldía en Lima. Con ello, también se desvirtúa la lectura de que el voto dejado por Kouri fue a manos de ella, pues los porcentajes obtenidos en los distritos, así lo demuestran.

Por supuesto que otros factores contra Lourdes Flores ayudaron a la Villarán para ganar: la mezcla de candidatos no idóneos, la animadversión de Jaime Bayly, el retiro de Kouri y, principalmente, la difusión de los “poto audios”.

Estas apreciaciones nada tienen que ver con la simpatía, la voluntad y la capacidad que Susana Villarán tiene para cumplir con las responsabilidades asumidas. De otra manera, el tiempo lo dirá.

copyright © La piedra en el zapato - 2011

Todos los derechos reservados La piedra en el zapato.